902 2 4 6 8 10

Acción BKIA
  • 3,815
  • 0,63%
  • 17:47

Síguenos en:

  • YouTube
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Blog Bankia

Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Accionistas e inversores
  3. Espacio del accionista
  4. Escuela de inversión

BankiaEscuela de inversión

Comienza el contenido principal

Recomendaciones para ser un buen accionista

30 de junio de 2016

Invertir en acciones va a convertirle en copropietario de una sociedad. El rendimiento de su inversión estará ligado a la evolución de la cotización y al reparto de beneficios de la sociedad. Además, a diferencia de los productos de renta fija, la rentabilidad de una acción no puede fijarse de antemano.

En una sociedad existen dos grupos de accionistas:

  • De referencia, cuentan con un porcentaje de participación que les permite influir en la gestión de la empresa.
  • Minoritarios, poseen una escasa capacidad de influir en la gestión, salvo que actúen de forma agrupada.

Sin embargo, ambos grupos tienen los mismos derechos económicos y políticos.  

Sus derechos como accionista

Derechos Políticos

  • Derecho de información: ejercer este derecho es fundamental para un adecuado seguimiento de las inversiones.
  • Derecho de asistencia y voto en las Juntas generales de accionistas: además de un derecho es una responsabilidad del accionista participar activamente en las Juntas.

Derechos Económicos

  • Derecho al dividendo: la Junta general de accionistas es la que debe decidir sobre el reparto de este beneficio.
  • Derecho de suscripción preferente: los accionistas tienen preferencia en la suscripción de nuevas acciones,  cuando la sociedad lleve a cabo una ampliación de capital o emite obligaciones convertibles en acciones. Este derecho se negocia en la bolsa.
  • Derecho a la cuota de liquidación: en caso de que la sociedad llegara a liquidarse los accionistas tendrían derecho a recibir la parte proporcional de su participación, después de que la compañía haya satisfecho sus obligaciones con los acreedores.

Ventajas de invertir en una compañía cotizada

  • Liquidez: Las acciones se negocian en un mercado organizado y para comprar o vender basta con dar la orden a un intermediario autorizado. Este modo de operar va a suponer ciertos gastos, las llamadas comisiones: de tramitación, corretajes, cánones de bolsa, etc. 
    Si la compañía no cotiza es el inversor quien debe buscar una contraparte para su operación, lo que la complica y la hace encarecer.
    Por último hay que destacar que no todas las sociedades cotizadas tienen la misma liquidez, ésta va a depender del tamaño de la compañía y de su capital flotante (free-float). El free-float es la parte del capital social que está en manos de los pequeños inversores. Las empresas de mayor tamaño y con mayor capital flotante ofrecen, en principio, mayor liquidez.
  • Valoración de la compañía: el propio mercado asigna un valor a las sociedades que cotizan, es el precio de las acciones o cotización. Sin embargo, una compañía no cotizada no tiene una valoración por parte del mercado haciendo que sea más difícil para el inversor estimar el precio de las acciones.
  • Transparencia: Las sociedades cotizadas están obligadas a difundir al mercado toda la información que pueda afectar al precio de la acción a través de su página web y de la CNMV.

Rendimiento de una acción

El rendimiento de una acción puede provenir de dos vías:

  1. El reparto de dividendos entre los accionistas o entrega de acciones gratuitas
  2. Las plusvalías o minusvalías generadas por la evolución de la cotización en el mercado. Éstas se hacen efectivas en el momento de vender la acción.

Riesgos de la inversión en acciones

Los principales riesgos de la inversión en acciones están vinculados a la incertidumbre sobre sus rendimientos.

Recuerde que:

  • Las acciones no tienen una rentabilidad conocida ni predecible.
  • Cómo se haya comportado una acción en el pasado no garantiza su comportamiento en el futuro.
  • La evolución de una acción no sólo depende de la evolución de la compañía. Otros factores ajenos como la situación de la economía nacional e internacional, la evolución de los mercados, de los tipos de interés, de la inflación, etc. también le afectan.
  • Las acciones no tienen plazo de vencimiento, sólo podremos deshacer la inversión vendiendo las acciones.
  • Será el inversor el que deba decidir si la compra de acciones es adecuada para su perfil de riesgo en cada momento. 

Categorías

Información relacionada

Fin del contenido principal

Compartir: